Viaje de estudios a la ciudad de Puebla y el sitio arqueológico de Teotihuacán de los alumnos de tercer semestre de Arquitectura

Fecha: 26 septiembre 2016 Por:Arquitectura


Los días 23 al 25 de septiembre se realizó el viaje de estudios de los estudiantes de tercer semestre de la Licenciatura en Arquitectura.

Como parte de la experiencia de aprendizaje denominada “Historia y teoría de la arquitectura de los siglos XVI al XIX”, la cual cubre los períodos del Renacimiento, Barroco, Neoclasicismo y Romanticismo; se programa un viaje de estudios a una ciudad que se caracterice por su patrimonio colonial. Este año correspondió a la ciudad capital del vecino estado de Puebla. Y ya que en el ciclo 2016-2 los estudiantes no tuvieron viaje de estudios por el proceso de reacreditación, se anexó la visita a la ciudad mesoamericana de Teotihuacán, modelo para las urbes del Período Clásico.

Iniciaron el viernes por la mañana con la Catedral Basílica de Nuestra Señora de la Inmaculada Concepción, cuya consagración en 1649 precedió en 4 años a la Catedral Metropolitana de México. Construida entre los siglos XVI y XVII, representa las variantes purista y herreriana del renacimiento español. Posteriormente, visitaron la exposición “Miguel Ángel El Divino”, en la Galería de Arte del Palacio Municipal. Se trata de una colección de 45 de las obras más emblemáticas del artista florentino, entre las que destacan La Piedad del Vaticano, el Moisés, el Esclavo Moribundo y, por supuesto, el impresionante David, de 5.17 m de altura.

Recorriendo algunas de las calles del Centro Histórico, Patrimonio de la Humanidad desde 1987, identificaron los distintos estilos decimonónicos con los que fueron modificados los edificios del primer cuadro, conviviendo con casonas y parroquias del siglo XVIII, de rica decoración en talaveras y albas yeserías. Atravesando el Mercado de la Victoria, ejemplo de un espacio de arquitectura industrial del XIX transformado en espacio público comercial y de recreación, alcanzaron el Convento de Santo Domingo. Ahí, admiraron la joya del ultrabarroco poblano, la Capilla del Rosario, nombrada octava maravilla del mundo por Fray Diego de Gorozpe en 1690. Escucharon la explicación de los guías locales sobre la fabricación del estuco sobredorado con hoja de oro de 21 quilates, usando ingredientes tanto de origen español como mesoamericanos.

Por la tarde, visitaron el Museo Internacional del Barroco, controversial obra del arquitecto japonés Toyo Ito, y en el cual pudieron reconocer las características del estilo barroco, su difusión por todo el mundo, recién explorado, y cómo se manifestó de manera específica en nuestro territorio, con énfasis en la ciudad de Puebla. Admiraron, igualmente, la tecnología audiovisual utilizada en la museografía, haciendo del recorrido una experiencia enriquecedora y divertida.

El sábado por la mañana se trasladaron a Teotihuacán, primera gran ciudad de Mesoamérica, que sirvió como inspiración a mayas, toltecas y mexicas. Visitaron la Ciudadela, las pirámides de Quetzalcóatl, del Sol y de la Luna, y terminaron recorriendo los espacios del Palacio del Quetzal Papalótol, proyecto de reconstrucción que ilustra el modo de vida urbano y los sistemas constructivos del enorme complejo habitacional.

Acto seguido se desplazaron hacia la vecina localidad de Acolman, Estado de México, donde visitaron el Exconvento de San Agustín. Construido entre 1524 y 1529 por monjes franciscanos, fue posteriormente administrado por los agustinos, quienes se encargaron de su decoración con impresionantes frescos, tanto en su templo como en las bóvedas y muros de sus claustros. Asimismo, identificaron la capilla abierta en balcón, tipología de espacio poco común entre los conventos del siglo XVI, anexa a la portada plateresca rematada por su característica espadaña.

El domingo, previo al retorno, visitaron tres ejemplos más de arquitectura colonial religiosa, esta vez, en la ciudad de Cholula. Como primer punto, admiraron la parroquia de Santa María Tonantzintla, iniciada en el siglo XVI, pero espectacularmente decorada en el XVIII, dentro de la corriente del ultrabarroco, con una fuerte influencia del gusto indígena, en brillantes colores, además del característico dorado. Posteriormente, en San Francisco Acatepec, identificaron la corriente del barroco de azulejos, con su fachada decorada con columnas y entablamentos forjados con azulejos de talavera específicamente para la construcción del templo.

Culminaron el recorrido en el Exconvento de San Gabriel, en el centro de la localidad de Cholula de Rivadavia. Además del templo principal, visitaron la Capilla Real, antigua capilla abierta del atrio, que con el paso del tiempo se fue ampliando, con una fuerte influencia mudéjar, hasta alcanzar una morfología de naves múltiples, cubiertas por cúpulas, única entre los edificios coloniales del siglo XVI.  

La enseñanza de la historia y la teoría de la arquitectura requiere de procesos visuales, pero las experiencias vivenciales externas son básicas. A través de ellas, los estudiantes activan la arquitectura y comprenden la conexión entre función, estructura y forma, de manera que constituyen la memoria espacial de la que habrán de echar mano en el quehacer de la disciplina. Finalmente, reconocen la importancia de la conservación del patrimonio cultural construido y el enorme potencial turístico que esta actividad representa para el desarrollo de las ciudades que lo ponen en valor.

Responsable de la nota: Mtro. Luis Guardado Sánchez.

Catedrático de Teoría e Historia del  Área Académica de Arquitectura.


Tags

 

PrÓximos Eventos

más eventos