Colombia: un país de ensueño

Fecha: 6 abril 2016 Por:Relaciones Interuniversitarias


Muchas personas tienen el estereotipo de que si vas a Colombia, seguramente te encontrarás con balazos y secuestros en todos lados, como un lugar lleno de inseguridad y violencia diaria, pero la verdad es que es todo lo contrario.

Mi nombre es Noé Díaz Ruiz y me aventuré a irme de intercambio a Bogotá, Colombia, para cursar mi 7o semestre de universidad. Hoy regreso a mi país con una nueva visión de aquel sitio que me abrió las puertas por 6 meses y me dejó disfrutar de su amplia cultura, de su forma tan alegre de sonreírle a la vida todos los días y de su riquísima gastronomía. Dentro de este intercambio, conocí una forma diferente de ver las situaciones difíciles: existe la manera común y la colombiana; esta consiste en reírte lo mas que puedas, intentarlo y, si no funciona, celebrar de todas maneras y volverlo a hacer cuantas veces quieras o hasta que salga como lo tienes planeado.

Visité varias ciudades de Colombia: Medellín, Santa Marta, Cartagena,  Barranquilla y la isla de San Andrés; su cultura es lindísima y cada gente tiene su propia personalidad, como en cualquier sitio, sólo que aquí se distingue perfectamente quién es de cada lugar. Medellín se caracteriza porque su gente tiene los rostros y cuerpos más bonitos de todo el país, además de su amabilidad y su acento en el habla tan peculiar; mientras que la costa del país se identifica porque los puntos de reunión siempre son lugares con mucho sol y poca ropa, esto para presumir que son los cuerpo mas exuberantes y la gente más coqueta, y al igual que en Medellín, tienen un acento muy peculiar. Por último está San Andrés, una isla que queda ya fuera del país pero que desde 2002 le pertenece a Colombia, con una amplia cantidad de colonias extranjeras y su propio idioma, una convención entre el ingles, portugués y español.

Mi visita a Colombia fue una experiencia magnífica, me divertí y disfruté el país. De algo estoy muy seguro: debo regresar, porque vivir sin volver a comer platillos tan deliciosos como el sancocho, el ajiaco, las arepas, las empanadas, los patacones y el arroz de coco, eso me preocupa. Sin duda alguna, debo volver por que además Colombia cuenta con una gran calidad humana, donde si pides ayuda por una dirección, seguramente te llevan hasta tu destino y en el camino conoces más de la persona y ella de ti, aunque nunca en su vida se vuelvan a ver.

Colombia, para mí, más que un país, fue un hogar que me enseñó que no debemos juzgar un libro por su portada, ya que lo que importa es el contenido.

Yo invito a que todos los que tengan la oportunidad de ir, lo hagan. Conozcan su cultura, conozcan a su gente, prueben su comida, disfruten sus paisajes, ya que Colombia es un país de ensueño.

 

Noé Díaz Ruiz.

Alumno de 8º semestre. 

Licenciatura en Ciencias de la Comunicación. 


Tags

 

PrÓximos Eventos

más eventos