Viaje de estudios de los alumnos de tercer semestre de Arquitectura al estado de Morelos.

Fecha: 28 octubre 2015 Por:Arquitectura


Como parte de la planeación de la materia “Historia y teoría de la arquitectura del siglo XVI al XIX”, los estudiantes del tercer semestre de la licenciatura en Arquitectura efectuaron su viaje de estudios semestral del 23 al 25 de octubre. El destino elegido fue el estado de Morelos.

Comenzó el recorrido con la visita al pueblo mágico de Tepoztlán, en la zona norte de la entidad. Un pueblo mágico es una localidad que tiene atributos simbólicos, leyendas, historia, hechos trascendentes, cotidianidad, en fin, magia que emana de cada una de sus manifestaciones socioculturales y que significan, hoy día, una gran oportunidad para el aprovechamiento turístico. El programa "Pueblos mágicos" contribuye a revalorar un conjunto de poblaciones del país que siempre han estado en el imaginario colectivo de la nación y que representan alternativas frescas y diferentes para los visitantes nacionales y extranjeros. Tepoztlán fue nombrado pueblo mágico en 2002, pero perdió el título en 2009 por no cumplir con las reglas, en particular lo referente a la presencia de vendedores ambulantes; no obstante, en 2010 recuperó la categoría.

Ahí recorrieron las principales calles del sitio, degustaron la comida tradicional y las nieves de sabores exóticos. Finalmente, visitaron el Exconvento de la Natividad, monumento patrimonio de la humanidad incluido en el sitio denominado “Primeros monasterios del siglo XVI en las faldas del Popocatépetl”, inscrito en la lista en 1994. El convento fue construido entre 1555 y 1580 por la orden de los dominicos y restaurado en 1993 por el INAH. Cuenta con todas las partes que solían integrar este tipo de edificaciones: atrio, barda atrial, capillas posas (muy deterioradas), capilla abierta, claustro y la iglesia de una sola nave. Los estudiantes pudieron admirar los frescos que recubren las paredes y bóvedas de los claustros inferior y superior, el refectorio, el sotacoro y los que adornan el presbiterio, de un período más reciente.

Después, los alumnos se trasladaron a la ciudad de Cuernavaca, donde visitaron el complejo de la catedral, originalmente Convento de San Francisco, fundado en 1525, e igualmente considerado patrimonio de la humanidad junto con el de Tepoztlán. Aquí, la iglesia principal, dedicada a Nuestra Señora de la Asunción, fue convertida en catedral en 1891. La iglesia ha sido muy renovada: de esta primera etapa constructiva sólo sobreviven el casco de la iglesia y las arcadas de la planta baja del convento. Los muros de la iglesia conservan restos de pintura mural del siglo XVIII que representan la llegada a Japón y el martirio del santo mexicano Felipe de Jesús y sus compañeros.

El atrio del conjunto funcionó en una época como cementerio y en sus ángulos es posible que en un principio se encontraran capillas posas, hoy sustituidas por edificios: la capilla de Dolores, con su portada manierista, localizada al surponiente; la capilla de Nuestra Señora del Carmen, de estilo neogótico, que se ubica al lado noreste; y la iglesia del Tercer Orden, de estilo barroco, al noroeste del atrio. Actualmente, el atrio conserva su forma original, pero la construcción de  edificios ha reducido su tamaño. A la atipicidad característica del atrio, lateral y no frontal a la iglesia principal, se suma la sensación de aislamiento que produce en sus visitantes la barda atrial que lo rodea. La capilla abierta, dedicada al señor San José, fue edificada en la primera mitad del siglo XVI, y es la parte más antigua que se conserva del monasterio. Se trata de uno de los monumentos abovedados más antiguos e importantes del continente, cuyo estilo arquitectónico no tiene precedente en México ni en España. Es a la vez “capilla-pórtico” y “capilla- portería”, y la más antigua que existe.

Terminaron las visitas del día 23, conociendo el Palacio de Cortés, construcción habitacional ordenada por Hernán Cortés en 1526, siendo una de las más antiguas del período colonial. Fue su residencia y donde estaba asentada su encomienda del Marquesado del Valle de Oaxaca. El palacio está edificado sobre las ruinas de un edificio civil de los tlahuicas, mismas que es posible apreciar en los jardines frontales. Fue utilizado como cárcel, palacio de gobierno y actualmente funciona como el Museo Cuauhnáhuac. En la galería de la fachada posterior Diego Rivera pintó unos murales donde narra la historia de la conquista, el establecimiento de los monasterios y de las plantaciones de caña, y finalmente, el proceso de Independencia y la Revolución, destacando los papeles protagónicos de Morelos y Zapata.

El día sábado 24 visitaron el sitio arqueológico de Xochicalco, ciudad mesoamericana del período postclásico, ubicada en las montañas del sur de la capital del estado. Con un período de esplendor entre el año 600 y el 800 d.C., Xochicalco representa un ejemplo claro de las ciudades fortaleza que distingue el Epiclásico, como Cholula y Cacaxtla. Habitada sin duda por los ciudadanos originales de Teotihuacán, cuando esta fue abandonada tras oleadas de ataques de los bárbaros chichimecas del norte, conserva elementos arquitectónicos del Altiplano con un carácter propio. El edificio principal, la pirámide de la Serpiente Emplumada, reseña un evento de tipo astronómico que habría reunido a sabios de todas las ciudades conocidas del período. Los estudiantes visitaron, asimismo, el Observatorio, cueva bajo la plaza principal, en cuyo fondo se abre un tiro de sección hexagonal a través de la que entra, el 21 de junio en el solsticio de verano, un rayo de luz que ilumina todo el oscuro interior. Posteriormente, recorrieron algunas exhaciendas azucareras, actualmente convertidas en hoteles, salones de fiestas o en exclusivas residencias de fin de semana.

El domingo 25 de octubre visitaron las parroquias de San Francisco Acatepec y Santa María Tonantzintla, ambas en el municipio de San Andrés Cholula, Puebla, obras maestras del Barroco. La primera, cuya fachada está recubierta de azulejo de talavera especialmente diseñado para adaptarse a las columnas corintias, salomónicas y estípites, es un claro ejemplo del barroco de azulejo, típicamente poblano. Santa María Tonantzintla es una maravilla arquitectónica que sintetiza la interpretación indígena del ultrabarroco. Semejante en su exuberancia a la Capilla del Rosario del Convento de Santo Domingo en el centro de Puebla, pero mientras esta muestra la mano de obra exquisita del artesano español, Tonantzintla se recubre del naif de ángeles, santos y vegetales interpretados por la mano indígena. Al final del recorrido, y ya de regreso a Veracruz, atisbaron el avance de la construcción del controversial Museo Barroco, del arquitecto japonés Toyo Ito, dedicado al barroco universal, en cuyas formas topológicas se representa el carácter sensual del estilo.

Responsable de la Nota: LGS.


Tags

 

PrÓximos Eventos

más eventos