Mi experiencia de movilidad en China: Karem L. Juárez Domínguez

Fecha: 27 agosto 2015 Por:Relaciones Interuniversitarias


 

MI EXPERIENCIA

PROGRAMA TOP-CHINA SANTANDER

 

Primero que todo, tengo que empezar agradeciendo a mi universidad, la Universidad Cristóbal Colón y a Santander, por esta oportunidad que yo considero una experiencia única en la vida.

Es un todo que me llevó a un gran crecimiento personal; desde el momento en que emprendí el viaje, tomando todos los diferentes aviones que abordé y cruzando el mundo yo sola por primera vez en mi vida. Debo confesar que tenía un poco de miedo o, más bien, incertidumbre. Al llegar al aeropuerto de China, siendo todo tan desconocido para mí, fue una grata sorpresa descubrir cómo los chinos son unas personas tan amables y atentas, siempre dispuestos a ayudar. Desde el momento que llegué todos me trataron muy bien. La primera vez que entré al Instituto Tecnológico de Beijing estaba muy desorientada, ya que es un campus muy grande y hasta el momento desconocido para mí, pero no fue difícil encontrar a una persona que me ayudara, y cuando me di cuenta, ya estaba instalada en mi habitación, la cual, cabe resaltar, se encontraba en buenas condiciones y era bastante cómoda.

Considero que el Programa Top-China Santander te abre muchas puertas y te ayuda a desarrollarte y crecer, tanto en el ámbito cultural como en el profesional, así que dividiré mi experiencia sobre el programa en esas dos secciones.

Hablando del ámbito profesional, realmente puedes aprender muchas cosas, el curso “The Internet of things” o “El Internet de las cosas” realmente nos abrió la mente. Nos permitió ver lo que es el futuro, y no sólo de la industria, de nuestra vida diaria y todos los ámbitos de la misma. Nos explicaron en qué consiste esta tecnología, en cómo todas las cosas de uso diario estarán conectadas a una red y como esto facilitara muchísimo más nuestras vidas. Explicaron que las grandes corporaciones están apostando e invirtiendo en este rubro y cómo las potencias económicas como lChina y Estados Unidos ya lo están enseñando en sus universidades. Es importante destacar también que, siendo esta una beca que se le otorga a pocos estudiantes cada año, los cuales son seleccionados por sus buenas cualidades, es una oportunidad excelente para establecer buenas relaciones con otros futuros ingenieros, con los que quizá en un futuro podríamos trabajar o incluso emprender un negocio, ya que la gran mayoría compartimos los mismos intereses y tenemos perfiles muy parecidos.

Ahora bien, en el ámbito cultural, es realmente impresionante cómo te puede impactar llegar a un país con costumbres tan diferentes a las tuyas: la comida, su escritura, el idioma, la arquitectura tan distintiva y detallada que tienen, su historia. Es, de verdad, una experiencia inolvidable. Debido a que todo es tan distinto, a cada estudiante mexicano le es asignado un estudiante chino. Esto es de gran ayuda, ya que fueron ellos los que nos guiaron, recomendándonos lugares que visitar, qué comer, en dónde podíamos comprar, y no sólo eso: el hecho de tener la oportunidad de platicar con ellos, de ver cómo es la vida de una persona al otro lado del mundo, su día a día, su manera de expresarse y relacionarse con los demás es una experiencia divertida e interesante. Fue, en realidad, un intercambio entre ambas culturas: para ellos, nuestras costumbres y modos mexicanos eran tan curiosos como para nosotros los suyos, fue así que aprendimos mucho los unos de los otros. También nos impartieron clases sobre su idioma y sus prácticas más comunes como los son la caligrafía, el dibujo, el corte de papel y el gongfu (ceremonia de té). Y ni hablar de las visitas, tuvimos la oportunidad de visitar algunos de los lugares más emblemáticos de China como la muralla, The Summer Palace, The Forbidden City, The Temple of Heaven y varios de sus impresionantes museos, lugares en los que pudimos observar su cultura e historia y asombrarnos con la belleza de sus templos.

Yo considero que esta es una experiencia completa que cubre aspectos que nos ayudan a tener una perspectiva diferente de la vida y de las cosas, al menos a mí en lo personal, me ayudó mucho a crecer como persona.  

Recomiendo totalmente este programa, y a cualquier persona que esté considerando participar, pero tenga dudas, le diría que no lo piense más, porque es una experiencia increíble, de la cual aprendes muchísimas cosas. Yo, la disfruté, y si pudiera, lo volvería a hacer sin pensarlo dos veces.

 

Karem Lizzeth Juárez Domínguez.

Ingeniería Industrial  9º semestre.


Tags

 

PrÓximos Eventos

más eventos