Alumnos de UCC visitan Veracruz Río de Rapaces como parte del taller "El ambiente y yo"

Fecha: 27 octubre 2017 Por:Extensión Universitaria


El pasado 21 de octubre se visitó, como parte del taller “El ambiente y yo", el Observatorio de Aves Migratorias Dr. Mario Ramos, ubicado en Chichicaxtle Puente Nacional Veracruz, sitio donde se encuentra Pronatura, organización ambiental dedicada conservar la flora, la fauna y los ecosistemas prioritarios desde 1991, con el proyecto Río de Rapaces en el cual estudian y monitorean a las aves que pasan por la ruta migratoria atravesando Veracruz.

 

En esta experiencia contamos con una guía quien nos comentó que en promedio 4000000 a 5000000 de aves rapaces cruzan por el territorio veracruzano en su ruta migratoria, debido al cambio climático existen especies que modifican su patrón de vuelo y pueblan otras regiones del territorio, buscando temperatura más cálida y fuente de alimento durante el invierno, tal es el caso del Jabirú considerada una de las aves más grandes a nivel continental y el Milano Plomizo.

 

Este ecosistema es importante dentro de la naturaleza, porque puede regular otras poblaciones de animales como gusanos, insectos, ratones. Además ayudan a transportar y dispersar el polen y las semillas de las plantas permitiendo su germinación, establecimiento y crecimiento. Son especies indicadoras, ya que con su presencia podemos saber el estado de salud o enfermedad de nuestro ambiente.

 

La manera de distinguirlas en vuelo es mediante su silueta cuando planean en las corrientes de áreas termales, observando la forma y el tamaño de las alas en proporción al cuerpo se puede saber mucho acerca de cómo viven. Para vuelos rápidos y agiles las alas deben de ser angostas, como en los halcones, vencejos y golondrinas. Para vuelos lentos de larga distancia (planeadoras) se necesitan alas más grandes y anchas como en las águilas, cigüeñas, zopilotes y albatros.

 

Todas las rapaces tienen un pico afilado y curvo para desgarrar y cortar carne; su plumaje suele ser oscuro (café, negro, gris) que le sirve como camuflaje. Los vuelos lo realizan durante el día de la mañana a la tarde, alcanzando el vuelo más alto al mediodía.

 

Fue gratificante conocer que en la captura de aves se colocan trampas para atraer halcones y gavilanes con un pichón como anzuelo que tiene un chaleco de seguridad, una vez capturado los colocan en contenedores especiales para evitar que se estresen o lastimen al personal. Se le coloca en la pata un anillo de aluminio con una numeración seriada, se determina su especie, sexo, edad y se registra la medida morfológica de utilidad para después compartir la información en una base de datos internacional. Una vez liberada el ave hay ocasiones en las que han sido recapturadas tanto en al este como en el Oeste de EUA y Canadá así como en Guatemala y Nicaragua.

 

Veracruz es un punto importante en la ruta migratoria, debido a las características geográficas delimitadas por la Sierra Madre Oriental y el Golfo de México; el monitoreo, estimación y conteo se lleva a cabo cada año del 20 de agosto al 20 de noviembre, mediante la observación directa identificándolas con binoculares, escribiendo el número de aves observadas por hora. También se registran datos como: clima, velocidad y dirección del viento, porcentaje del cielo cubierto por nube, temperatura ambiental y visibilidad en kilómetros. Por lo general los grupos de aves son muy numerosos por lo que se requiere el uso de contadores manuales (clickers) para facilitar el conteo.

 

Finalizando la práctica de observación de aves rapaces nos ilustraron en como reconoceré la diferencia entre las libélulas y las damiselas, insectos importantes en el ecosistema que también migran cruzando a lo largo del territorio veracruzano. Estos fascinantes insectos carnívoros comienzan su vida en entornos acuáticos para después convertirse en insectos voladores, fase en la que se reproducen y después de 6 meses mueren.

 

La visita a Pronatura fue muy inspiradora dado a que promueven la conservación de las especies mediante un modelo desarrollo de la sociedad en armonía con la naturaleza, para mí como profesora fue una experiencia fascinante el descubrir junto con los alumnos en un aprendizaje compartido las maravillas del entorno natural.

 

 

Texto

Arq. Blanca Elena Fernández Martínez

Docente de la Universidad Cristóbal Colón.

Fotos

Emmanel Santiago Hernández

Alumno de la Licenciatura en Comunicación y Entornos Digitales.

 

 

Coordinación de Desarrollo Social

Dirección de Formación Integral y Extensión Universitaria

Octubre de 2017

 


Tags

 

PrÓximos Eventos

más eventos