Ceremonia de graduación de la Licenciatura en Arquitectura

Fecha: 2 agosto 2017 Por:Edmundo Gómez Martínez


El auditorio del Campus Torrente Viver de la UCC recibió a los egresados de la licenciatura en Arquitectura, mismos que respiraban ansias por ser nombrados graduados.  Todos los 48 alumnos lucían una gran sonrisa, aparte de sus trajes elegantes y vestidos entallados.

Los padres de familia, sin embargo, eran los que realmente parecían nerviosos y a la expectativa. Incapaces de mantener sus manos quietas y checando el tiempo cada tres minutos.

A las 11 en punto se dio inicio al evento. Se contó con la asistencia de las siguientes autoridades: El Dr. Hugo Martín Fernández Hernández, director de la División de Ingenierías y Arquitectura; El Mtro. Arturo Barragán Hermida, jefe del Área Académica de Arquitectura; la Mtra. Liliana Uscanga Arano, secretaria general escolar y el Arq. Domingo Antonio Ibarra Mandujano, quien fungió como orador invitado.

El Arq. Ibarra dedicó unas palabras alentadoras y certeras a los jóvenes arquitectos, deseándoles el mayor de los éxitos en su nueva etapa como futuros profesionales de la arquitectura.

Se reconoció al mejor promedio de la generación, que fue para la alumna Isamar Reyes Iturbide, con 9.54; y quien también envió un mensaje a sus compañeros en el sentido de compromiso y mucha responsabilidad en la nueva etapa que van a emprender. Palabras que les llenaron de gozo y ansias por su futuro próximo: su vida después de la carrera.

Por último fue galardonado Raúl Eduardo Gallareta Domínguez con motivo de ser Hijo Colón, al haber realizado todos sus estudios desde primaria hasta universidad, en el Centro de Estudios Cristóbal Colón.

Al subir a recibir cada uno sus papeles se hacía una fiesta de aplausos entre la multitud; no faltaron las risas y bromas entre los chicos, bromas que recordarán aun de después de veinte años de haber egresado.

La ceremonia concluyó con las palabras que le dirigió el Dr. Hugo Fernández. A continuación un fragmento de su mensaje:

“No existen mapas para recorrer el futuro, su brújula tendrá que ser su conciencia, su voz interior. En este mundo en constante cambio todos necesitamos un marco de referencia moral que nos ayude a enfrentar nuestros temores, a controlar nuestras tentaciones, a pensar en las consecuencias de nuestros actos. Los valores serán su ancla de estabilidad en este mundo turbulento.

Busquen propósitos en sus vidas que las hagan plenas y significativas. No activen instintivamente el GPS con un trayecto que otro dejó para ustedes o que ustedes piensan que otro dejó para ustedes. Asegúrense de ser realmente los autores de sus ambiciones. Nuestros padres no quieren clones de ellos mismos, quieren ver cómo sus hijos florecen cada uno a su manera. Nuestros padres no quieren vernos llegar adonde ellos llegaron, por más lejos que hayan llegado. La recompensa de nuestros padres está en que sus hijos lleguen a la cima de sus propias aspiraciones.

Elijan siempre desafíos grandes que los obliguen a crecer. No le tengan miedo a sus sueños, en los sueños descubrimos nuestras posibilidades. No teman a sus ambiciones y al éxito. No condenen el éxito de los demás. Una sociedad sin destacados no puede progresar.

Queridos graduados: les espera un nuevo mundo, distinto al de sus padres. Un mundo en donde la riqueza surge del conocimiento y la creatividad. Este nuevo mundo les ofrecerá grandes oportunidades, pero al mismo tiempo tendrán que correr una carrera continua entre educación y tecnología. La obsolescencia del conocimiento será tan rápida que tendrán que aprender continuamente y aprender a aprender continuamente.”

Mtra.  Yolanda Murbartián Abijair

Julio de 2017.

 


Tags

 

PrÓximos Eventos

más eventos